El Mercat Dominical de Sant Antoni

caudetNo crean que sólo María Isabel Llaudes Santiago –Karina, para amigos y admiradores- tiene un baúl donde guarda sus recuerdos. Yo, también tengo el mío, repleto de recuerdos antañones. Levanto la pesada tapa del arcón que despide olor a madera rancia, aunque de dentro brotan efluvios de naftalina. Está todo perfectamente colocado. Debió ser cosa de mamá, que era el paradigma de la organización. Por eso me resulta fácil encontrar lo que busco: el álbum de ‘Robín de los Bosques’. De aquel Robín -encarnado por el increíble Errol Flynn- que llenó nuestra imaginación con sus aventuras y su amor por lady Marian, cuando éramos críos. Por aquel entonces, las editoriales más significadas, Bruguera, Maga, Fher, etc., solían convertir en colecciones de cromos las películas de aventuras que revolucionaban la infancia y muchos de aquellos cromos eran fotogramas del mismo film. Me lo llevo a mi mesa de despacho y voy pasando hoja tras hoja, despacio, recreándome ahora, en plena vejez, como cuando era un mocoso.

Le pedí a mi madre que me comprase el álbum y yo, con las pocas “perras” que podía ahorrar, de cabeza al quiosco a por los sobres que contenían los cromos. Las colecciones, así, se hacían eternas, pero nosotros ni nos dábamos cuenta, mientras íbamos pegando aquellos rectángulos de papel en la casilla del álbum correspondiente, con verdadera devoción. Pero llegó el momento en que sólo me faltaban tres.

‘- No compris més sobres -me dijo mi padre-, perquè serà difícil que trobis els que et falten. El diumenge anirem al Mercat de Sant Antoni, y allà, segur que els trobarem.

¿El Mercat de Sant Antoni? Que era eso.

El domingo, cuando llegué allí, cogido de la mano de mi padre, lo supe. Un sin fin de paradas volteando la circunferencia exterior del Mercado Municipal, donde se vendían libros antiguos, viejos, algunos muy buscados por los coleccionistas, tebeos de “El Guerrero del Antifaz”, “Roberto Alcázar y Pedrín”, “El hombre enmascarado”, “Purk, el hombre de piedra”, etc. También había muchos tenderetes que mostraban unos cuadernos simulando álbumes de cromos, con unas casillas en las que iba cada número de las diferentes colecciones. Nos detuvimos en una que tenía el de ‘Robín de los Bosques’. Si llevabas repetidos (los repes), te cambiaban diez de éstos por uno que te faltase; pero si el cromo era muy difícil de conseguir, había que comprarlo. Mi padre me compró los tres que me faltaban y a punto estuvo de saltar y gritar de alegría, ¡porqué había terminado la colección! Seguimos dando vueltas al círculo porque papá iba mirando libros y revistas, y acabó comprando dos novelas de la ‘Biblioteca Oro’, las de la cubierta +amarilla, porque era un lector empedernido de aquella serie.

De esta forma que acabo de narrarles conocí y viví mi primera experiencia en el Mercat de Sant Antoni’.

Calculo que contaba unos siete años de edad. Ahora, ya he cumplido 77. Apenas han pasado setenta años y cada domingo que puedo, que son la mayoría, no falto a mi cita con el Mercat. Es como un ritual, pura liturgia dominguera. Son algo mío, algo que me pertenece.

“- ¿Qué representa para ti el Mercat de Sant Antoni? -me preguntó hace pocas fechas un amigo.

Un interrogante de fácil respuesta, ¿verdad?

Pues no, no lo es. El Mercat de Sant Antoni son una más de esas cosas que forman parte de nuestra vida y no sabemos exactamente el por qué…, o sí lo sabemos, pero al encontrarlas tan naturales, el razonamiento, el por qué, nos parece innecesario

Eso sí, no imagino un domingo por la mañana sin el Mercat, vaya o no vaya. El Mercat -ya lo he dicho y repetido- son nuestros, y somos muchos los que necesitamos que estén, que existan, y que sigan existiendo por los siglos de los siglos. Espero que los cerebros pensantes del Ayuntamiento o la Generalitat -a quién corresponda- reciban la suficiente luz como para decidir de una pu… vez, que el Mercat vuelva lo antes posible al lugar que les corresponde: el perímetro exterior del Mercat Municipal.

¡Dense prisa, coño! Que no quiero morirme sin verlo hecho realidad.

Francisco Caudet Yarza , escritor.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s